Entendiendo el Cáncer de Mama
02 de octubre de 2019

Entendiendo el Cáncer de Mama

El cáncer de mamas se puede propagar a los ganglios linfáticos, así como a los órganos vecinos, huesos, pulmón, hígado y cerebro siendo los más frecuentes.

Hay factores que aumentan la probabilidad de que aparezca un cáncer de mamas (Factores de Riesgo). Evitar estos factores, y aumentar los factores de protección, ayuda a prevenir la aparición de este cáncer.

Los siguientes son factores de riesgo del cáncer de mama:

  • Edad avanzada.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama o enfermedad benigna de la mama (no cancerosa)
  • Riesgo heredado de cáncer de mama.
  • Mamas densas.
  • Exposición del tejido de la mama al estrógeno elaborado por el cuerpo.
  • Terapia hormonal para los síntomas de menopausia.
  • Radioterapia dirigida a la mama o el pecho.
  • Obesidad.
  • Consumo de bebidas alcohólicas.

Evitar los factores de riesgo, como fumar, tener sobrepeso y no hacer suficiente ejercicio quizá ayude a prevenir ciertos tipos de cáncer. Es posible que aumentar los factores de protección, como dejar de fumar y hacer ejercicio, también ayude a prevenirlo.

La mamografía es la mejor herramienta que tenemos para detectar el cáncer de mamas. Ésta implica riesgos, como las pruebas adicionales y la ansiedad en el caso de que la prueba muestre erróneamente un posible tumor (falso positivo)

Otras formas de examinar las mamas, tales como la ecotomografía o la resonancia magnética no se utilizan regularmente para detectar este cáncer. No obstante, estas pruebas pueden ser útiles en aquellas mujeres con tejido mamario denso o cuando se detecta una masa durante un examen de mama.

Se recomienda que las mujeres a partir de los 40 años se realicen mamografías anuales.

No se ha demostrado que el auto examen de mamas disminuya la mortalidad por cáncer de mama, pero es importante que las mujeres conozcan bien sus mamas para así poder notar cualquier cambio e informarlo al médico. Los cánceres de rápido crecimiento, generalmente, se detectan mediante exámenes de mama entre las mamografías regulares.

La mayoría de las mujeres con cáncer de mama no tienen signos ni síntomas durante el diagnóstico, pero las siguientes alteraciones podrían hacer sospechar la existencia del mismo.

  • Un bulto que se palpa como un nudo firme o un engrosamiento de la mama o debajo del brazo.
  • Cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.
  • Secreción del pezón que se produce de forma repentina, contiene sangre o se produce sólo en una mama.
  • Cambios físicos, como pezón invertido hacia dentro o una llaga en la zona del pezón.
  • Irritación de la piel o cambios en ésta, como rugosidades, hoyuelos, escamosidad o pliegues nuevos.
  • Mamas tibias, enrojecidas e hinchadas, con o sin erupción cutánea con rugosidad que se asemeja a la piel de una naranja, llamada “piel de naranja”.
  • Dolor en la mama; particularmente un dolor que no desaparece. El dolor generalmente no es un síntoma de cáncer de mama, pero debe comunicarse al médico de todas maneras.

Si está en la edad comprendida para realizarse su mamografía, si le preocupa algún cambio que ha experimentado o presenta factores de riesgo, reserve su hora y hable con su médico.

 

Noticias
Relacionadas