Una vida saludable ayuda a prevenir el cáncer
28 de enero de 2020

Una vida saludable ayuda a prevenir el cáncer

El cáncer es actualmente la segunda causa principal de muerte en el país, aunque en algunas regiones ya es la número uno, y ya supera las muertes relacionadas con el sistema circulatorio. Se proyecta que el cáncer se convertirá en la principal causa de muerte en Chile en la década actual, y se espera que este cambio afecte primero a las mujeres y constituya la primera causa de Años de Vida Saludable Perdidos (AVISA) en la población del país. ¿Por qué hemos llegado a tener estas cifras tan alarmantes?

Según el National Cancer Institute (NCI), los hábitos poco saludables como la mala alimentación, falta de ejercicio, obesidad, consumo de tabaco y alcohol, factores ocupacionales y ambientales, aumentan considerablemente la probabilidad de sufrir cáncer. Hoy en día, existe una amplia evidencia de la relación entre la composición corporal, el tabaquismo y la prevención del cáncer, lo que demuestra que se puede evitar entre un 30 y 40% la probabilidad de desarrollar la enfermedad.

Dale Shepard, experto en hematología y oncología médica en la Clínica Cleveland, cree que el 42% de todos los casos de cáncer, y casi la mitad de todas las muertes, se deben a factores de riesgo prevenibles. Desafortunadamente, cuanto más factores de riesgo de estilo de vida se combinen, mayores serán las posibilidades de contraer una enfermedad. “Si una persona bebe alcohol, no hace ejercicio, tiene sobrepeso y come poco, el riesgo de desarrollar cáncer puede aumentar rápidamente hasta en un 20%”, dijo el Dr. Shepard.

Entonces, ¿de qué manera podemos prevenir el cáncer?

1. Evita el consumo de tabaco y alcohol.

Fumar es el hábito con más efectos negativos para el cuerpo, y conduce casi siempre a desarrollar algún tipo de cáncer. El órgano más afectado por el consumo del tabaco es el pulmón, pero también puede afectar otros como la vejiga, los riñones, el páncreas, el estómago, el colon, el recto y el cuello uterino. Al mismo tiempo, el consumo de alcohol se ha relacionado con el cáncer oral, esofágico, de mama, de hígado, de colon y rectal.

2. Lleva una dieta saludable

Considera las siguientes pautas:

Come muchas frutas y verduras: Centra tu dieta en frutas, verduras y otros alimentos vegetales como granos enteros y porotos.
Evita la obesidad: Come más ligero y evita alimentos ricos en calorías como el azúcar refinada o grasas de origen animal.
Si bebes alcohol, hazlo con moderación: el riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer, incluidos los de mama, colon, pulmón, riñón e hígado, aumenta con la cantidad de alcohol y la cantidad de tiempo que has estado bebiendo.
Limita la carne procesada: un informe de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, la Agencia del Cáncer de la Organización Mundial de la Salud, concluyó que comer grandes cantidades de carne procesada (embutidos, salchichas, jamón, hamburguesas, etc) podría aumentar el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer.

3. Protégete del sol

El cáncer de piel es uno de los tipos de cáncer más comunes y uno de los más prevenibles. Puedes intentar lo siguiente:

Evita el sol del mediodía: mantente alejado del sol entre las 10 a.m. y las 4 p.m.
Quédate en la sombra: cuando estés al aire libre, permanece en la sombra tanto como sea posible.
Cúbrete las áreas expuestas: usa ropa holgada y de tejidos cerrados que cubra la mayor parte posible de tu piel.
No escatimes en protector solar: usa un protector solar de amplio espectro con un FPS de al menos 30, incluso en días nublados

4. Haz chequeos regulares en tu centro médico

La prevención con exámenes como la mamografía, el PAP (Papanicolau) o el antígeno prostático que realizamos en nuestros 3 centros de Núcleo Salud, ayudan a detectar cualquier anomalía, permitiendo al equipo médico tratarla con anticipación.

Si necesitas hora para realizarte cualquiera de nuestros exámenes preventivos de Cáncer, llama sin costo al 800 381 700 o comunícate por WhatsApp apretando este botón:

 

Noticias
Relacionadas